Saltar al contenido

Objetos cotidianos que te sirvan como armas de defensa personal.

Cualquier objeto que empuñándolo de la manera correcta aumentara la fuerza de tu golpe.

Protégete con tus llaves

Si tienes que golpear sostén las llaves con el puño cerrado y coloca una de ellas entre el dedo mayor y anular de modo que quede una en punta hacia fuera.

Protégete con Plumas y lapices

Una pluma es un arma que es muy fácil de llevar contigo en todo momento. La eficacia de la pluma como arma puede es evidente por el hecho de que las cárceles confiscan todas las plumas y lápices.

Protégete con tus Tijeras

Busca un par de tijeras sólidas que estén hechas de acero inoxidable. Muchas tijeras están hechas de hojas de metal fijadas a mangos de plástico. Este tipo de tijeras tiene la posibilidad de romperse estas no te será útiles en caso que te ataquen.

Protégete con  Popotes

Esto es algo que nadie se lo espera. Si pones tu pulgar sobre la parte superior de un popote para beber, puedes empujarlo a través de una papa. Para utilizar el popote como un arma, tapa la parte superior con la punta del pulgar derecho y gírala al revés, y lanza la estocada desde tu hombro izquierdo hasta la garganta del atacante.

Protégete con tus Tarjetas de Crédito

Ésta es otra arma que nadie se espera. Sostén la tarjeta en la mano de una forma en que un cuarto de pulgada sobresalga de la parte inferior de tu puño. Aprieta tu tarjeta para que tome una forma curva, como ésta ) Golpea hacia abajo con la esquina de la tarjeta hacia la cara del atacante.

Defiéndete con una Botella

Una botella de cerveza de cuello largo puede manejar como un bastón. Otra arma de botella interesante es la salsa picante La botella es pequeña pero sólida, y tiene un relativamente un buen agarre, cuenta con un cuello de botella que se puede agarrar con firmeza. La clave es encontrar una botella con un cuello que sea largo y suficientemente delgado para que pueda agarrarse firmemente.

Defiéndete con una Engrapadora

Abre la grapadora para ampliar su alcance y agarra la base. Pega contra la bisagra. Si golpeas en la dirección que cierra la bisagra, la grapadora podría cerrarse y machucarte la mano.

Defiéndete con un Calcetín con algo de peso dentro

Puedes poner cualquier cosa en un calcetín, como una batería, el teléfono celular, una piedra, etcétera. También es posible poner balines o algo similar en peso en un pañuelo. El inconveniente de esta arma es que tienes que prepararla con anticipación.

Defiéndete con una Mochila o bolsa de mano.

Tu bolsa puede ser un instrumento de ataque o de defensa, golpea a la cabeza si puedas de ida y vuelta, si es necesario también puedes aventársela a la cabeza.

Defiéndete con tu Paraguas

Un problema con el paraguas es que es demasiado ligero para lastimar a alguien a golpearle con éste, por lo que debemos reforzarlo y utilizarlo principalmente para embestir.

Defiéndete con Anillos, Candados, y Relojes de Pulsera

Usa varios anillos de graduación u otros anillos grandes de metal y voltear los para que estén en el interior de la mano. Con una bofetada con la mano, los anillos se pondrán en contacto con la cara del oponente o el cráneo.

Protégete con lo que puedas conseguir en el momento de ataque.

Es imposible que enumere todas las armas improvisadas, pero la idea es que captes el concepto, una vez que reconozcas las propiedades de los objetos, podrías detectar al instante estas armas que de otro modo pasarían invisibles y desapercibidas y sabrás como usarlas.

También soy un creyente en preparación. Elige un arma con anticipación y llévale contigo.

No esperes hasta que te enfrentes a un atacante y luego tengas que buscar desesperadamente en tus alrededores para tratar de encontrar algo para salvarte.

Si estás caminando en una calle oscura o estás saliendo a altas horas de la noche a tu coche, debes tener tu arma en la mano. No esperes hasta que seas atacado para tratar de sacar tu arma.