Saltar al contenido

Primera opción: Evasión

Evitar una situación potencialmente peligrosa es, por supuesto, la mejor opción, ya que es la más segura. Hay muchos pasos que puedes tomar para reducir el riesgo de encontrarte en una posición vulnerable:

Prepárate para evitar  algún ataque

1. Nunca tengas una cita a solas con alguien de quien no sabes nada.

El hecho de que sea un amigo de un amigo no significa que sea necesariamente una buena persona y no sea una amenaza. Asegúrate de estar en un grupo y de no terminar en una situación en la que estés a solas con él. De nuevo, puede ser amigo de un amigo, pero ese amigo puede no conocer su lado oscuro.

2. No te arriesgue a caminar sola por la noche, incluso en una zona que tu creas que puede ser segura.

¡Tú puede pensar que es seguro, pero los “malos” no necesariamente! Haz planes antes de salir para saber por donde vas a llegar a casa. Gastar cualquier cantidad de dinero en un taxi o Uber vale más que tu seguridad. Ganarás más dinero en tu vida, pero no puedes deshacerte de un ataque o una violación.

Asegúrate de mantener oculto el dinero que tienes pensado gastar en el taxi, para que no te los gastes durante la noche.

3. Nunca camines sola hacia tu auto en un área desierta por la noche. Si nadie más se va en el momento en que tú lo requieres, pídele a un par de amigos que te acompañen hasta tu auto.

4. Espera hasta que estés cerca de tu coche antes de abrirlo. Desbloquearlo a distancia podría dar la oportunidad a un atacante que está esperando abrir una puerta trasera y entrar en tu coche, sin ser visto.

5. Antes de subir a tu auto, siempre mira en el asiento trasero para asegurarte de que nadie haya podido entrar. Si hay alguien escondido en la parte de atrás, huye y ve a buscar ayuda. Si tú no miras en la parte trasera de tu auto antes de entrar, y hay alguien allí, te pones en peligro, así que siempre revisa antes de entrar.

6. Nunca te confíes o digas: «No me pasará a mí». Es mucho mejor ser cautelosa cuando no lo necesitas, que no tomar precauciones y terminar en una situación en la que tu vida está en peligro.

7. Asegúrate siempre de que su teléfono esté cargado y de que tenga crédito. Además de esto, pon los números de emergencia en el marcado
rápido.

8. Evita exponer cosas de valor, que atraigan la mirada de los delincuentes.

Actuar evitando problemas.

Si un atajo es oscuro y desértico, más bien toma la ruta más segura. ¡El atajo no es bueno si va a significar que vas a terminar siendo atacada! Prefiere llegar a tu destino más tarde que nunca.

1. ¡Confía en tu instinto! Si te sientes incómoda, probablemente sea por una buena razón.

Si algo no te parece bien, actúa en base a ese sentimiento y retírate de la situación. Tu instinto y tu conciencia son dos herramientas muy poderosas. Estar consciente y alejarte de situaciones que no se sienten del todo correctas puede evitarte que tengas que defenderte físicamente.

2. Si te encuentras con alguien que te parece muy simpático y te pide que vayas a algún lugar sola con él, por ejemplo, a dar un paseo, recházalo educadamente.

Si tú no conoces bien a la persona, es mucho más seguro permanecer en un grupo. Es una táctica común que los chicos conozcan a una chica que han decidido que será una buena víctima, que se hará amiga de ella siendo encantadores, divertidos y realmente «buenos chicos» y que luego la  persuadirán para que salga a dar un paseo por una zona desierta como la playa o el parque, y luego la ataquen. No importa lo agradable que parezca el tipo, no hay manera de asegurarse de que sus intenciones sean realmente inofensivas, así que no vale la pena correr el riesgo. Si realmente es un buen tipo, entenderá completamente por qué no quieres salir a caminar con un extraño en un área aislada.

3. Si estás caminando sola y sientes que alguien te sigue, no aceleres y no lo ignores; detente, date la vuelta para enfrentarte a él, con las manos en alto en un gesto de «alto», míralo a los ojos y dile en voz alta y agresiva: «¿Me estás siguiendo? «o «¡¿Puedo ayudarte?!» Por lo general, la persona retrocederá y dirá que no te estaba siguiendo. También te descontarán como una víctima adecuada si estaba planeando un ataque.

Asegúrate de que tu voz sea fuerte, muy fuerte. Sea agresiva.

Los atacantes no quieren víctimas ruidosas, fuertes, agresivas, problemáticas; quieren víctimas que estén asustadas y sumisas.

Practica “¡¿Me estás siguiendo?! «con un amigo para que te sientas más cómoda haciéndolo, para que tengas confianza y seguridad en la técnica.

Sentada en el suelo, con posición encorvada, haciéndote pequeña, con tus manos en los bolsillos, estas transmitiendo el mensaje “soy débil y vulnerable”.

Las mujeres así son blanco fácil, así que teniendo una actitud fuerte, se disminuyen la posibilidad de que te ataquen.

Pídele a tu amig@ que camine detrás de ti a la distancia a la que te seguiría alguien, y luego practica detenerte, girar, mirarla a los ojos y confrontarla vocalmente con una voz muy fuerte. Luego puedes cambiar los papeles para que tu amig@ practique la técnica. Puede parecer extraño e incómodo al principio, especialmente si tú no eres del tipo de persona que confrontaría naturalmente a alguien así, pero vale la pena practicar hasta que te sientas cómodo con ello – podría salvar tu vida.

Cuando camines por la calle, mira siempre a los ojos de las personas, de tal forma que ellos sepan que están observados. Balancea tus brazos mientras camines, toma tu espacio. Una fuerte actitud, no sólo afecta a cómo los otros  te ven, incrementa también tu confianza hacia ti misma.